ir arriba

martes, junio 18, 2019

Los prisioneros franceses de la isla de Cabrera: parte segunda


En las islas Baleares
El convoy arriba  a las Baleares  el 18 de abril 1809 y el día 19 recalan en Menorca frente al puerto de Mahón, si bien no se permite la entrada al puerto hasta el día 21, en el que únicamente tres embarcaciones reciben la autorización de fondear. Desembarcará un contingente de 381 militares franceses para pasar la cuarentena en el lazareto de Mahón. 

El convoy restante compuesto por 13 barcos de transporte, escoltados por tres navíos ingleses y la fragata Cornelia, recalarán en la bahía de Palma el 24 de abril con 4.745 prisioneros, a los que no se les permitirá desembarcar, con la orden de pasar una cuarentena de 10 días en los barcos.


Recorte del Semanario de Mallorca del 29 de abril de 1809  dando
 noticia de la llegada del convoy de Cádiz, con los prisioneros franceses
(Biblioteca Nacional de España)

Lo cierto es que entre la llegada de los prisioneros a Palma y su posterior traslado a Cabrera, la Junta Superior de Mallorca y el comandante de la fragata Cornelia, quedaron a la espera de que fructificasen las negociaciones para canjear más de 2.000 prisioneros franceses por otros tantos españoles, prisioneros en Cataluña. Es posible que junto al poco interés de Napoleón por los prisioneros de Bailén, se uniera la incertidumbre producida, tras la muerte el 23 de abril de 1809, del capitán general del Principado D. Teodoro Reding, por lo que las negociaciones con el general francés Saint-Cyr quedarían en un punto muerto, al faltar uno de los interlocutores principales.

Desembarcos en Cabrera
Tras la espera, la Junta de Mallorca adopta el 2 de mayo, el acuerdo de enviar los prisioneros a Cabrera, (el lugar del encierro ya se había decidido en días anteriores, ante los temores de la población por contagios y los informes de la Junta de Sanidad). Un primer convoy zarpa de Palma el día 5 de mayo de 1809, llegando al atardecer a Cabrera. En días sucesivos llegarán nuevos envíos de prisioneros hasta completar el 10 de mayo, un total aproximado de 4.500 personas, del grado de capitán para abajo, quedando los militares de mayor graduación en Palma y Mahón.  

Cartografía©Instituto Geográfico Nacional de España

Al desembarcar, los militares franceses se encuentran con algunas tiendas de campaña montadas en días anteriores, por los tripulantes de las dos lanchas cañoneras, que la Junta de Mallorca había dispuesto para la vigilancia de los prisioneros. Las tiendas serán ocupadas por los enfermos y oficiales, otros mandos lo harán en el castillo. El resto de los prisioneros se distribuyen por los alrededores de la bahía que forma el puerto natural, así como por las cuevas y abrigos rocosos de la isla. Para protegerse del sol algunos construirán precarios cobertizos con ramas y arbustos.

Para comprobar e informar de la instalación de los prisioneros, la Junta de Palma envió al ayudante de la plaza, Jerónimo Balle que el día 7 notifica los pormenores del desembarco y condiciones del asentamiento. Informa de los enfermos existentes, de las medicinas que los médicos solicitan, y de la necesidad de disponer de herramientas, principalmente las hachas prometidas. También habla de la escasez de agua y que ha indicado a los confinados donde está la fuente y el aljibe próximo al castillo.

Transcribo traducido del francés, un pasaje del libro Mémoires d'un officier français prisonnier en Espagne, obra del capitán de la Guardia Real *Joseph Carrère Vental, publicado en 1823 bajo el seudónimo de C de Mery.
El día 12 por la mañana, estábamos cruelmente angustiados; había pasado la hora de distribución de los víveres. Conocíamos la imprevisión de nuestros enemigos. Además temíamos que el mal tiempo pudiera retrasar la llegada de los transportes cargados de provisiones. Nuestras sospechas no estaban demasiado justificadas; divisamos las dos barcas hacía el mediodía, y pasada una hora se nos hizo la siguiente distribución.
Para los oficiales: un pan blanco de 24 onzas de España (una libra y media de Francia), media libra de carne, algunas legumbres, una onza de arroz o fideos, media onza de aceite, una botella de vino, café, azúcar y dos o tres naranjas.
Para los soldados: medio pan de rancho, dos onzas de arroz o fideos, habas, media onza de aceite y sal 
*Joseph Carrère Vental (1782-1864), fue un oficial de la Guardia Real y caballero de la Legión de Honor. Prisionero en Bailén y recluido en el pontón Vieille-Castille del que escapará al soltar amarras el barco durante un temporal y derivar hasta la costa, el 16 de mayo de 1810. Aunque Carrère no llegó a estar recluido en Cabrera, la narración que hace de los hechos los hacen creíbles y serian fruto de las experiencias narradas por uno de sus antiguos compañeros de cautividad en los pontones, tal como menciona al comienzo del capítulo VIII de su libro. También es posible que se valiera de múltiples testimonios de otros militares y de relatos anteriores. 

Grafiti con la inscripción: Fleury Grapain, prisonnier en 1809 et 1810. El rótulo se encuentra en el muro aledaño a la escalera que sube a una de las azoteas del castillo de Cabrera.
(Foto Gom, 1814)

Nunca ha habido consenso sobre el número total de prisioneros confinados en Cabrera, lo que no resulta nada extraño, dado el continuo movimiento de entradas y salidas. De hecho, la llegada de nuevos prisioneros durará hasta finales de 1813, pero su permanencia  tendrá numerosas variables. Al ingreso de nuevos envíos de soldados procedentes de la Península, se unirá la salida de oficiales con destino a Mallorca, Menorca o finalmente, camino de las prisiones y pontones ingleses. También habrá visitas de reclutadores para conseguir que los soldados confinados, sirvan en los regimientos españoles, en los regimientos suizos al servicio de España o en los regimientos ingleses. Incluso en algún momento se produjeron traslados de enfermos a Palma. Al  ajetreo de entradas y salidas hay que añadir los intentos de fuga y el éxito de algunas evasiones. 

Aunque no es una fuente totalmente fiable al 100%, sí son muy indicativas las reseñas de las embarcaciones que llegan a Palma con prisioneros y pasados o desertores, y que se publicaban en la prensa palmesana. Adjunto tabla con los datos que he podido recopilar de las entradas de embarcaciones en la rada de Palma, paso previo a su traslado a Cabrera en el caso de soldados y suboficiales, ya que los oficiales junto con sus asistentes, en número nada desdeñable, quedaban retenidos en Palma, Mahón o eran trasladados por los ingleses a Inglaterra. Añadir que antes de la llegada de los prisioneros de Cádiz, ya había 128 militares napoleónicos albergados en el cuartel de la Lonja de Palma. 


*Miguel Benàssar Alomar en su obra sobre los prisioneros franceses, da las siguientes cifras de llegada de presos a las islas Baleares:

*Miguel Benàssar Alomar es autor de la obra: "Cabrera.  La Junta Gubernativa de Mallorca y los prisioneros del ejército napoleónico", considerada una obra fundamental sobre el tema, por la abundante aportación de datos, gráficos, referencias y fuentes utilizadas. Desafortunadamente no he podido tener acceso a libro editado por el Ayuntamiento de Palma en 1988 y no disponible en librerías, ni en las bibliotecas accesibles para mí. Referencias a la obra aparecen en todas los trabajos y estudios modernos a los que he podido acceder. 


El 6 de junio de 1809, arriban a la bahía de Cabrera, dos barcos españoles escoltados por el bergantín inglés Eclar, que desembarca a 346 soldados procedentes del lazareto de Mahón y embarcan a un tercio de los oficiales confinados en la isla para su traslado a Mallorca. Días más tarde llegarán a Palma procedentes de Tarragona, 505 soldados y 24 oficiales. Los soldados y suboficiales serán trasladados a Cabrera y a cambio serán embarcados 170 oficiales de los que quedaban en la isla, cuyo destino será Mahón, donde serán recluidos en la isla del Rey.
Foto aérea de la isla del Rey, en la entrada al puerto de Mahón
Foto procedente de la web de la Fundación Hospital de la isla del Rey (http://www.islahospitalmenorca.org/)
En el Semanario de Mallorca de 1 de julio de 1809, podemos leer la siguiente entrada de buques en el puerto de Palma:
Recorte del Semanario de Mallorca del 1 de julio de 1809, 
con reportes de  movimientos de barcos en el puerto de Palma.
 Las fechas se refieren al mes anterior, junio de 1809.
(Biblioteca Nacional de España)

El 26 de agosto de 1809, fondea un bergantín español con varios reclutadores que consiguen el reclutamiento de 74 soldados, la mayoría suizos e italianos.

En una nota oficial de diciembre de 1809, se da cuenta de la revista realizada a los confinados en la isla con el siguiente recuento: 
  • Oficiales y sanitarios....... 33 (1 teniente, 23 subtenientes, 6 cirujanos, 2 boticarios y 1 controlador del hospital)
  • Suboficiales y tropa.....3.734 (390 sargentos, 430 cabos y 2.914 soldados)
  • Mujeres....................... 19  
En total suman 3.786 personas, por lo que deduciendo los oficiales y asistentes confinados en Palma, Menorca e incluso en Ibiza, así como los pasados o reclutados, el número de fallecidos y desaparecidos en menos de ocho meses, estaría en torno a los 1.000.

En el mes de Febrero de 1810 llegarán nuevos prisioneros procedentes de Málaga, Cartagena y Cataluña, incrementando en cerca de 600 personas, la población reclusa de Cabrera.

A comienzos de marzo de 1810, tanto en Menorca como en Mallorca, hubo altercados y revueltas de la población, agobiada por la situación de penuria y miedo latente, acrecentados por la llegada masiva de refugiados provenientes de la Península, y cuyos relatos y vivencias encendían los ánimos de la población. Siendo Francia la causante de sus desgracias, los mallorquines toman a los franceses recluidos en sus poblaciones, como objeto de venganza. Especialmente grave fue la revuelta habida en Palma el 12 de marzo y que a duras penas pudieron sofocar las autoridades militares con el apoyo del clero palmesano. Como consecuencia de estos hechos los oficiales recluidos en Palma y Mahón, serán devueltos a Cabrera, adonde regresan el 15 de marzo de 1810.

Hacia mediados de 1810, el número de prisioneros en Cabrera debió alcanzar una cifra próxima a los 4.600 confinados, lo que para la Junta de Mallorca resultaba enormemente costoso de mantener y difícil de controlar. Las autoridades trataban de negociar el traslado de los franceses fuera de Baleares, y aunque sin el resultado previsto en cuanto al número, por fin consiguen que el 29 de julio de 1810, unos 876 prisioneros, prácticamente todos los oficiales junto con parte de los suboficiales y soldados asistentes, zarparan de Cabrera en 14 transportes fletados en Mallorca, escoltados por la fragata española Santa Lucía y el brick inglés L'Espoir. El destino inicial será Gibraltar, donde desembarcarán. Días después volverán a embarcar en navíos ingleses, hasta Plymouth y Portsmouth en Inglaterra, adonde llegarán el 20 de septiembre. 

En el año 1811 los prisioneros procederán principalmente de Tarragona y Valencia, con cerca de 900, pero la mayor afluencia como consecuencia de las derrotas napoleónicas en la Península, se darán en 1812, cuando llegan más de 2.000 soldados procedentes de Alicante y las costas catalanas. Finalmente, en 1813 llegarán otros 820 cautivos, siendo unos 330 procedentes de Denia, los últimos en desembarcar en la isla a finales de diciembre de 1813, aunque los oficiales y sus asistentes permanecieron en Mallorca.


Bibliografía:
-Archivo Histórico Nacional. Sección de Guerra. Traslado de prisioneros franceses a Baleares y Canarias. Código de Referencia: ES.28079.AHN/1.1.19//ESTADO,46,D
-Aventures d'un marin de la Garde Impériale. Henri Ducor. Ambroise Dupont Éditeur. 1833 Paris.
-Cabrera a través de la Cartografía. Juan Tous Meliá, 2017. ISNB:978-84-697-2728-7 
-Cabrera. La Junta Gubernativa de Mallorca y los prisioneros del ejército napoleónico. Miguel Benàssar Alomar. Palma de Mallorca: Ajuntament, 1988.
-Cabrera. Sucesos de su historia que tienen relación con la de Francia. Joaquín María Bovér. Imprenta de D. Felipe Guasp. Palma, 1847.
-Cinq ans de captivité à Cabrera ou Soirées d'un prisonnier d'Espagne. Abbé Turquet. Librairie de J. Lefort. Lille, Paris, 1867.
-Guerra de la Independencia. Historia Militar de España. De 1808 a 1814. Tomo II. D.José Gómez de Arteche y Moro. Imprenta y Litografía del Depósito de la Guerra. Madrid 1875.
-Dissertation topographique sur Cabréra, l'une des Iles Baléares. A.J. Thillaye. Imprimerie de Didot Jeune. Paris-1814.
-Évasion et enlévement de prisonniers français de l'île de Cabrera. Bernard Masson. Tipographie de Nicolas, Imprimeur-Éditeur. Marseille 1839.
-Le géneral Dupont. Tome deuxiéme. Lieutenant-Colonel Eug. Titeux. Prieur et Dubois et Cie, Imprimeurs-Éditeurs. Puteaux-Sur-Seine, 1903.
-Les adieux a l'île de Cabrera ou Retour en France. M. Wagré. Imprimerie de Cosson. Paris 1833.
-Mallorca durante la primera revolución (1808-1814). Miguel Santos Oliver. Imprenta de Amengual y Muntaner. Palma-1901. 
- Étude historique sur la Capitulation de Baylen. Campagne de 1808, en Andalousie. E. Saint-Maurice Cabany. Revue Génerale Biographique et Nécrologique. Paris-1846.
- Geôles et pontons d'Espagne: les prisonniers de guerre sous le Premier Empire: l'expédition et la captivité d'Andalousie. Théophile S. Geisendorf-des Gouttes. Les éditions Labor Genève - Nlles éditions latines, Paris, 1932.
-La guerre d'Espagne, (1807-1813). Tome III. Colonel A. Grasset. Editions Berger-Levrault. Paris 1932.
-Mémoires d'un conscrit de 1808. Philippe Gille. Victor-Havard, Éditeur. Paris, 1892.
-Mémoires d'un officier français prisonnier en Espagne. C de Mery ó M de Mery (seudónimo de Joseph Carrère Vental). Libraire Chez Auguste Boulland. Paris 1823.
-Rendición de la escuadra francesa de Rosily (14 de junio de 1808). Coronel de Infantería de Marina Miguel Aragón Fontenla. Revista General de Marina. Año 2008. Agosto-Septiembre.
-Précis des opérations militaires en Espagne, pendant les mois de Juin et Juillet 1808. Lieutenant-Géneral Comte De Vedel. Paris 1823.
-Represión de franceses en Mallorca (1808-1809). Miguel Ferrer Florez. Bolletí de la Societat Arqueològica Lul-liana.  ISSN 0212-7458, Nº. 53, 1997, págs. 185-220
-Un Tour en Espagne, de 1807 a 1809 ou Mémoires d’un soldat fait prisonnier a la bataille de Baylen. Tomes I-II.  Josep Quantin. Ed. J.Brianchon, Libraire. Paris 1820.

  • Prensa:
-Aurora Patriótica Mallorquina
-Diario de Mallorca
-Diario de Palma
-Diario Mercantil de Cádiz
-Le Figaro
-Semanario de Mallorca
-Semanario Económico

Organismos:
-Biblioteca Nacional de España
-Gallica. Bibliothèque Nationale de France.
-Instituto Geográfico Nacional de España 
-Ministerio de Defensa


No hay comentarios:

Publicar un comentario