ir arriba

viernes, noviembre 19, 2021

Una visita al abuelo: el pantano de Tibi

Entre las actividades más exitosas de jubilados y personas con tiempo libre está la del senderismo, y como buen jubilata también me he ido incorporando a varios grupos de senderistas.

Con uno de estos grupos hemos cumplido este año la sexta temporada. Entre las salidas programadas, siempre hay algunas que resultan más interesantes o son más simpáticas. Una de ellas es la que tiene como meta la visita al pantano de Tibi, en la provincia de Alicante.

Plano de la ruta 
Plano base: © Institut Cartogràfic Valencià, Generalitat 
(Clicar para agrandar)

El "abuelo" de los embalses con presa en altura de Europa, entró en funcionamiento hacia 1594 y su finalidad era el riego de las huertas de la comarca de L'Alacantí, para lo cual se construyó un sistema hidrológico con 11 acequias, azudes, boqueras, balsas y el embalse auxiliar de Mutxamel. El pantano fue declarado bien de interés cultural (BIC) en 1994. Para ampliar información ver: http://www.alicantevivo.org/2007/10/el-pantano-de-tibi.htm

Vista de la presa de Tibi al fondo
(Foto: M.G.)

La permanencia y éxito de todo grupo que se dedique a una actividad, radica en que haya un líder o persona con iniciativa y compromiso que organice las tareas, o en este caso las excursiones. Para este día,  A.Q. programó una ruta hasta el pantano, siguiendo el recorrido alto del río Montnegre.

Vamos en coche hasta llegar al punto de encuentro, y debemos tomar el camino rural que comunica los dispersos núcleos de población del valle del río, y que comienza en una prolongación a la izquierda, de la carretera CV-819 donde se encuentra una cruz que simboliza el punto donde estaba la antigua ermita del Xapitell, hoy desaparecida, (km 7,250). 

Tras recorrer unos 2 km, la pista pierde su buen firme y se convierte en una vía un tanto peligrosa, por lo angosta, curvas y peligro de desprendimientos. Conmigo vienen Jaime y Toni y hago amplio uso del claxon, porque difícilmente caben dos vehículos de frente.

Cuenca del río Montnegre y cárcavas de arcillas y calizas
(Foto de 2018) 

A partir de aquí, se divisa el amplio valle del Montnegre y quedan a la vista las primeras cárcavas de arcillas rojizas, ocres y calizas (las malas tierras). Tras recorrer otros 4 km, llegamos al punto de encuentro, cerca del camino que conduce al llamado molí Nou (uno de ellos), hoy convertido en casa rural con el nombre del molí del Gallo. Aparcamos el coche en un claro junto al vial y esperamos al resto del grupo. 

Son las 8,45 h y nos reunimos 21 participantes para la marcha de hoy. 

En temporadas anteriores la ruta tomaba el camino del molí Nou, pero la ubicación de la construcción, remodelada y reconvertida en negocio hostelero, dificultaba el tránsito y daba lugar a pequeñas discusiones  con los propietarios, que pese a todo terminaban amablemente, enseñándonos las dependencias y dejándonos pasar por la propiedad.





El punto de encuentro está cercano al camino que desde la pista  conduce al molí Nou, actualmente reconvertido en casa rural. (Foto Pepe Valero)  





Como en este segundo año de pandemia no tenemos ganas de discusiones, comenzamos la caminata siguiendo la pista asfaltada. Tras recorrer medio km seguimos por un desvío a la derecha, cruzamos el Pont de Baix y nos adentramos en una zona donde se encuentran varias construcciones y casas diseminadas. Vemos la antigua escuela rural y enfrente, la ermita de Ntra. Sra. de los Ángeles, una pequeña y blanca construcción, con una valla que impide fotografiar la fachada y su porche.


Ermita de Ntra. Sra. de los Ángeles y escuela rural en el núcleo
de casas de Montnegre Dalt

Junto a las casas, observamos bancales con viñas y olivos. Nos sorprende ver un grupo de vides con los racimos de uvas negras sin cosechar y echándose a perder. Un hombre mayor (como algunos de nosotros) está en el bancal con otro más joven, y ante la pregunta del por qué no cosechan las uvas, nos contesta con socarronería, algo así como que nos espera para que le ayudemos.

Por el caserío del Montnegre Dalt
(Foto: A.Q.)
No son sólo las uvas perdiéndose, por el camino veremos también olivos sin cosechar y algunos almendros dejados de la mano del hombre. Ni que decir tiene las ideas recurrentes que nos vienen a la cabeza recordando otros tiempos.

Llevamos recorridos unos escasos 4 km cuando paramos para echar un tentempié. La parada la hacemos junto a la Casa Silim, una construcción agrícola de hasta tres plantas, en ruinas, con una enorme balsa de agua (vacía, por supuesto). La construcción se encuentra muy deteriorada, con la fachada Oeste derrumbada y a punto de hacerlo el resto de muros. Sorprende la enorme balsa a la que calculo una capacidad de unos 1.000 m3. El nombre de Silim le viene dado por el barranco que tiene enfrente, también conocido como el barranco Rojo.

Junto a la Casa Silim paramos para reponer fuerzas


En las caminatas que hacemos, con frecuencia encontramos antiguas construcciones agropecuarias, generalmente en estado ruinoso o derrumbadas por completo

Tras la "paraeta", abandonamos la pista asfaltada que llega hasta Xixona, y tomamos un camino de tierra que se abre a la izquierda. Toni ha aprovechado la hora del descanso para localizar "sus retoños", o sea, encontrar los puntos donde plantó, en años anteriores  bellotas de carrascas, y comprobar si habían germinado y crecido. Afortunadamente verifica el éxito de algunas de ellas.



En la foto, una carrasca que ha agarrado de la bellota germinada que Toni Martí plantó en una caminata anterior. (Foto: Toni Martí) 





A 1,5 km de la Casa Silim, el camino alcanza una cota desde la cual se distingue la lámina de agua del pantano y que es sitio obligado de foto del grupo.  A partir de aquí, el recorrido es sólo de descenso hasta llegar a un edificio con las puertas y ventanas tapiadas, próximo a la presa del embalse, y que resulta ser la ermita de la Divina Pastora. 

Llegando al pantano, Al fondo a la derecha, grupo de edificios con la ermita de la Divina Pastora

Desde la ermita arranca una estrecha senda que conduce hasta el pie de la presa del embalse. El trayecto es de unos escasos 200 metros, con tramos de la senda volados sobre el cauce y protegido el borde con un cable sobre postes metálicos, que están caídos en un tramo. Al pie de la presa, donde termina el sendero, existe una rústica escalera labrada en la roca que llega hasta la coronación del pantano.

Vista del sendero que  llega hasta la base de la presa
(Foto: A.Q.)
El día que amaneció nublado se ha despejado y el azul del cielo ayuda a mejorar las fotos. El agua no rebosa por el aliviadero ubicado en el margen derecho y no podemos apreciar la cascada de agua que se formaba otros años. Algunos decidimos coronar la presa y el resto del grupo se toma un respiro. Siguiendo por la estrecha senda distinguimos una carretilla que la obstruye casi por completo, y vemos unos operarios que están trabajando cerca de la base del enorme muro. Nos entran dudas sobre si podremos subir hasta arriba, pero nadie nos lo impide e iniciamos la escalada. 
Tramo del sendero con la protección caída

El ascenso por la empinada escalera es dificultosa y hay que ir agarrándose a los cables, postes y barras de hierro que la bordean. Desde el punto de arranque habrá unos 30 metros de altura y no es aconsejable para personas con vértigo.




Dos de las participantes subiendo a la coronación de la presa. (Foto Pepe Valero)






Llegados a la coronación de la presa, apreciamos el por qué no hay cascada, el pantano no está lleno, le faltan unos 1,5 m hasta su nivel máximo y por el aliviadero sólo sale un hilo de agua. A pasos,  Jaime y yo medimos el ancho del enorme muro de sillería, coincidimos en los 20 metros de ancho, que se van engrosando hasta la base donde alcanza unos 34 m.

En la coronación de la presa
(Foto Toni Martí)

Sobre un frente rocoso del Mos del Bou, que cierra la presa en su margen izquierdo, vemos grabada una inscripción que indica donde llegó el nivel de una riada. El texto lo encabeza la palabra AGUA sobre una flecha que indica el nivel alcanzado, y debajo el siguiente texto: "LA NOCHE DEL 7 AL 8 Đ SEPTYEMBRE ĐE 1793". Resulta sorprendente, porque la indicación está situada unos 2 m por encima de la meseta superior de la presa. Debió de ser una riada tremenda.

Pared rocosa con la inscripción que indica el nivel
 que alcanzó el agua en la riada de 1793
(Clicar para agrandar)

Tras las fotos de turno, bajamos por la escalera hasta reunirnos con el resto de compañeros y emprendemos el camino de regreso. La marcha sigue durante 1,5 km el mismo camino de ida y a partir de ahí tomamos un desvío a la derecha, que enlaza con la pista asfaltada, cruzamos el Pont Dalt y sobre las 13 h terminamos en el punto donde dejamos los coches. Han sido unos 10,8 km. de caminata, la mayor parte de ellos por los caminos de la ruta senderista PR-CV 142.

En la imagen, el grupo de los que subimos al alto de la presa (Foto M. G.)

En la  meseta de la presa, JP, AG, TM

Grabado de finales del siglo XVIII
Fuente: Observaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del Reyno de Valencia. Tomo 2. Antonio Josef Cavanilles. Madrid 1797
Biblioteca del Banco de España



          

   

Miscelánea

Esta página alberga una especie de cajón de sastre o batiburrillo de contenidos que, sin seguir un criterio uniforme, me sirve para colgar en la red, vivencias, excursiones, pequeñas curiosidades o temas diversos.

Indice de temas:

Una excursión hasta el embalse con presa de altura más antiguo de Europa, el pantano de Tibi, en la provincia de Alicante, cuya construcción, (1580-1594) se hizo durante el reinado de Felipe II.

El embalse en noviembre de 2021
Foto Gom 2021


Conocer los orígenes de los ríos y donde comienza su curso, es una de esas manías o aficiones que comparto con muchas más personas de las que imaginaba, y que me satisface descubrir.

Hace un tiempo decidimos llegar hasta el nacimiento del río Júcar, con una excursión que comenzó en el pueblo de Tragacete, en la alta Serranía de Cuenca.

Mirador de la Chorrera del Molino
Foto Gom, 2016


Entre las postales de la colección de mi infancia tengo algunas destacadas de Turquía.

Junto a las que muestran distintas vistas de la ciudades turcas de Estambul y Esmirna, conservo otras que representan escenas con personas como protagonistas. La mayor parte de las fotos deben corresponder al periodo comprendido entre 1918 y 1925 sin excluir que las haya de fechas anteriores, Las mayoría de la leyendas de la postales están en francés, aunque también figuran textos en griego, árabe e inglés.

Estambul: Mercado de Yeni Djami
Foto: Sébah & Joaíllier. Editor: Max Fruchtermann 




Continuo con el relato de los viajes que el médico Émile Bégin realizó por la Península Ibérica a mediados del siglo XIX, con la siguiente etapa del trayecto camino de Madrid, y que la finaliza en el pueblo de Guadarrama.

Monsieur Bégin comienza escribiendo: 
Sonaban las cuatro cuando el mayoral dio la señal de salida; y ocho fogosas bestias nos arrastraron con rapidez, pronto cruzaron este célebre Campo Grande que, por segunda vez me aparecía poblado de viejos y nuevos recuerdos. [...]

Trazado del itinerario Valladolid-Guadarrama sobre mapa de 1854
Fuente:Cartografía©Instituto Geográfico Nacional de España. Mapas históricos

En la primavera de 2016, hicimos un viaje a Fuerteventura, la isla más grande de Canarias, y también la menos poblada por km2. Nos gustó mucho, y con ganas de volver. Recorrimos la isla de Norte a Sur y de lado a lado, pudiendo apreciar sorprendentes paisajes en su estado natural. Una zona que nos pareció no idílica sino cuasi salvaje, fue la costa Oeste de la península de Jandía, o costa a barlovento, donde se encuentra un minúsculo poblado llamado Cofete, con casas de paredes de piedra mimetizadas con el paisaje, y con una interminable playa de arena. En esta entrada voy a hablar de un largo paseo que hice, hasta el punto más alto de la isla, el Pico de la Zarza y desde el que se ven las largas playas de barlovento de la península de Jandía. 


Vértice geodésico en la cima del Pico de la Zarza. Fuerteventura
A la derecha, playas de Cofete
Foto Gom
Leer más

________________________________________________________
Hoy toca una pequeña excursión. El cuerpo se apoltrona y hay que buscar motivaciones para hacer algo más que los consabidos ejercicios matinales o el habitual paseo mañanero, así que de acuerdo con A. Domènech, recorreremos una de las rutas que la Generalitat Valenciana tiene catalogada dentro de la red de senderos con la denominación PR-GV 179 o ruta de San Pascual.

VIsta desde la sierra de San Pascual
(Foto: A. Domenech)

Leer más

  ________________________________________________________
A la tercera lo conseguímos. En dos ocasiones anteriores, en visitas o vacaciones en Mallorca, habíamos intentado visitar la isla de Cabrera sin poderlo hacer, bien porque no había plazas el día que podíamos disponer o porque el estado de la mar no lo aconsejaba.

Así que esta vez me aseguré de disponer de tiempo suficiente y de alojarnos en la Colonia de Sant Jordi, la localidad costera de donde parten las embarcaciones que hacen excursiones a Cabrera y cuya silueta se ve desde la población veraniega.. 
Mapa de situación e itinerario (Cliquear para agrandar)
(Fuente:Cartografía©Instituto Geográfico Nacional de España)
Dos son las empresas que organizan excursiones programadas  al archipiélago de Cabrera, ambas comparten un mismo quiosco en el paseo existente frente al puerto de la Colonia, si bien se pueden adquirir los pasajes en otros establecimientos y agencias.

 Leer más

________________________________________________________


Desde Burgos, Ëmile Bégin emprende viaje hacia Valladolid, camino de Madrid, si bien en el capítulo que sigue al de Burgos y que titula "Lé Désert" comienza hablando de pueblos y localidades situadas en otra ruta que pasa por la provincia de Soria, por lo que lo más probable es que ése fuera el camino de regreso a Francia, y que aprovechase su conocimiento de los dos recorridos para hacer una descripción más amplia de los páramos castellanos, de los que escribe:
"Éste desierto posee sus oasis y sus caravanas compuestas por arrieros, que algunas veces marchan en grupos, y muleteros, armados con un fusil que llevan en bandolera. Cuando se producen las paradas de descanso, los carros, casi todos con ruedas estrechas, y los equipajes se disponen circularmente; en el centro se encienden fuegos para cocinar, después de dejar a los bueyes y las mulas pastar en libertad. Terminado el descanso, en un abrir y cerrar de ojos la caravana se reorganiza y emprende la marcha"

Arrieros cruzando los Pirineos
Cuadro de Rosa Bonheur. Óleo sobre lienzo. (Hacia 1832)
Colección privada


 Leer más

________________________________________________________

  • Viajeros del Ayer: Émile Bégin (Ver)

  • Parte  II: Desde Vitoria hasta Burgos

    En su libro de viajes, monsieur Bégin introduce pausas en la descripción del itinerario y añade apartados específicos sobre algunas cuestiones y costumbres que le llaman la atención, tales como la mendicidad existente en algunas zonas de España, sobre la que escribe:
    El Angel de la Guarda. Murillo (1655)
    "En las distintas provincias, así como en Castilla, la mendicidad por lo general abunda; se manifiesta ostensiblemente, sin vergüenza ni discreción, tan bien identificado su ejercicio profesional como cualquier otra industria, de manera que en las ciudades, ni siquiera parecen buscar la manera de dar lástima a las gentes por lo habituadas que están. Los mendigos visten bastante bien, a veces mejor que los ciudadanos normales, y todos los lugares les son aptos para aprovecharse del público. Una tarde en Sevilla, en el paseo de las Delicias, en medio de una multitud bastante numerosa, tropecé con un señor de buen aspecto, cubierto por una capa negra y le pisé el pie; mi primera reacción fue la de excusarme y llevarme la mano a mi sombrero; su reacción fue extenderme la suya. En otra ocasión, en la catedral de la misma ciudad, estaba admirando cierta encantadora composición en la que Murillo representa la inocencia infantil de Jesús conducido por un ángel, cuando el roce de una mantilla, la expresión de una mirada que me pareció dulce y el murmullo de una boca todavía hermosa, me sacó de mi estudio; mecánicamente respondí en español: -Tiene razón, es uno de los cuadros más magníficos de la catedral-, y reanudé el hilo de mis reflexiones; pero un minuto después, me empujan el codo, y bajo, la mantilla, veo salir una pequeña mano, y escucho una súplica que no tenía nada que ver con el arte. Este hábito de pedir limosna en las iglesias es una de las cosas más chocantes que he observado en España."

    Leer más

________________________________________________________

  • Viajeros del Ayer: Émile Bégin (Ver)

  • Parte  I: Desde la frontera hasta Vitoria
    Buscando en la red imágenes de otros tiempos, he encontrado en algunos antiguos libros de viajes una  valiosa e importante fuente de datos.

    Uno de los libros de viajes más interesantes que descubrí, fue el publicado en 1852 por el médico, oficial de sanidad e historiador francés, Émile Auguste Bégin (1802-1888), quien recorrió la Península Ibérica en 1850, reflejando sus opiniones y anécdotas en el libro "Voyage pittoresque en Espagne, et en Portugal", y que contiene unas magníficas ilustraciones de MM. Rouargue frères, grabadores y pintores de gran prestigio.
    Diligencia subiendo el coll de Balaguer . Grabado de Rouargues Frères (aprox 1850)
    Leer más  

________________________________________________________

 

Ladera norte de la  isla de es Vedrà (Foto Salmer)













Una imagen de Ibiza que sorprende cuando se llega por primera vez en avión desde Valencia o Alicante es la isla de es Vedrà.

Próxima a la costa Sur de la isla, la imponente mole de este "peñasco" destaca por su curiosa forma y su altitud de 382 m sobre el nivel del mar.

El 27 de julio de 2013 hicimos un recorrido en barco en una nueva visita guiada organizada por Espais de Natura Balear, lo que nos permitió ver de cerca los llamados illots de Ponent y sobre todo admirar la belleza de es Vedrà. 

  _____________________________________________________________

Vista de la isla de Conillera desde la torreta del faro,
al fondo a la izquierda se aprecian las islas de es Vedrà
y es Vedranell y en el centro la isla de s'Espartar
El sábado 4 de mayo de 2013, pudimos hacer una excursión guiada a la isla de Conillera, frente a la bahía de Sant Antoni, en Ibiza. La visita fue posible gracias a que la organizaba Espais de Natura Balear, un organismo dependiente del Gobierno Balear, ya que la isla se encuadra dentro de una Reserva Natural y las visitas no se permiten salvo si están autorizadas y son guiadas.






_______________________________________________________________

Iglesia de Sant Carles de Peralta - Isla de Ibiza














______________________________________________________________________

Iglesia de Sant Francesc Xavier- Formentera
      


______________________________________________________________________


Iglesias de Ibiza - Parte II (Ver)


Fachada de la iglesia de Sant Joan de Labritja -Isla de Ibiza


______________________________________________________________________
Berlin está de moda. La capital alemana ha sido una de las ciudades más castigadas por la historia y para darse cuenta de los cambios habidos en su fisonomía he colgado en este apartado un grupo de postales de hace más de 100 años, procedentes de mi olvidada colección infantil.






______________________________________________________________________

Excursión por el valle de Buscatell (Ibiza). Manantial "Es Broll". (Ver)


Dentro de los 573 km2 de extensión de Ibiza existen parajes en el interior de la isla que sorprenden por inesperados y un tanto sorprendentes.
Uno de los más singulares es el valle de Buscatell, bordeado de huertos y terrenos de cultivo regados por las aguas del manantial conocido como "Es Broll", que brota permanentemente y con cuyas aguas no sólo se riegan las tierras con una red de acequias, sino que también sirvieron en otras épocas para mover los ingenios de molinos para moler grano y que se encuentran a lo largo del riachuelo que alimenta el manantial.
En un sábado de febrero y animados por J. Torres, conocedor de los lugares curiosos de su isla, organizamos una excursión para recorrer a pie la parte más interesante del valle de Buscatell.
Paraje con el riachuelo que alimenta el manantial "Es Broll"
______________________________________________________________________

jueves, marzo 18, 2021

Nacimiento del río Júcar

Trazado de la ruta (clicar para agrandar) 
Fuente: Cartografía ©Instituto Geográfico Nacional de España
Conocer los orígenes de los ríos y donde comienza su curso, es una de esas manías o aficiones que comparto con muchas más personas de las que imaginaba, y que me satisface descubrir.

Hace un tiempo decidimos llegar hasta el nacimiento del río Júcar, con una excursión que comenzó en el pueblo de Tragacete, en la alta Serranía de Cuenca.

El recorrido puede hacerse a pie desde el pueblo o andar únicamente el último tramo, dejando el vehículo en el paraje conocido como Estrecho de San Blas. Si hacemos todo el itinerario a pie, la distancia a recorrer será de unos 7+7= 14 km. y en el caso de compartirlo con el coche, el camino a pie será de unos 3,80 km. en cada sentido.

Decidimos hacer la ruta andando y comenzamos en la localidad serrana de Tragacete. Dejamos el coche aparcado y tomamos un camino asfaltado que empieza en la carretera CM2016. Un cartel nos anuncia el albergue San Blas a 4 km. Nada más comenzar la ruta cruzamos un puente sobre el río Júcar, río que nos acompañará a uno u otro lado del camino en casi todo el trayecto.

El arranque no puede ser más atrayente, día soleado aunque no caluroso, el sonido del agua corriente abajo y abundante vegetación en el cauce. También insectos, muchas abejas y alguna infeliz culebra muerta por el camino. Varios carteles no irán indicando los lugares de mayor interés y algunas fuentes a lo largo del recorrido nos servirán para reabastecernos de agua.

A unos 2 km. del inicio del camino, vemos un cartel a la derecha que nos anuncia el comienzo de un sendero, es el paseo del Júcar, renombrado como ruta PNSC-S06 de la Cascada del Molino de La Chorrera, y que discurre por unos senderos entre pinos que nos acercarán hasta una cascada del río o chorrera, como se denominan por la zona a los saltos de agua, y que está ubicada junto a un antiguo molino de agua, hoy habilitado como vivienda. La cascada se puede apreciar desde abajo, donde descubrimos un par de avellanos, o también desde un mirador situado por encima. Si tenemos tiempo, la visita puede realizarse en una hora. El lugar está dotado de mesas y bancos rústicos para descanso y/o merendero. 
Acceso al Paseo del Júcar (Ruta PNSC-S06)
Foto Gom, 2016

Hasta aquí, el camino de asfalto ha sido llano o con poca pendiente, pero desde un poco antes del molino, la carretera presenta un fuerte desnivel, de recorrido no muy largo y que será la única cuesta de importancia que encontraremos en todo el trayecto.

Tras cruzar un pequeño puente y disfrutar de la sombra de los árboles, el Júcar quedará a nuestra izquierda y lo perderemos de vista durante algo más un km. 

A nuestra derecha se eleva la Peña del Escalerón con unos cortados muy pronunciados y frente a la misma veremos el Albergue de San Blas. Se trata de un edificio rectangular que sirve como alojamiento juvenil en los meses de verano. El establecimiento ha pasado por varias vicisitudes y falta de continuidad en su explotación. Nosotros lo encontramos cerrado y con algunas contraventanas de madera dando golpes por el viento. Aprovechamos para hacer una parada y recoger piñones de los pinos piñoneros que hay en el lugar.

Fuente en el paraje de S. Blas
Foto Gom, 2016
Desde aquí el camino de asfalto pasa a ser de tierra y fácilmente transitable para vehículos que encontraremos aparcados en la explanada que hay un poco más adelante. Se trata de un área de recreo, con varias fuentes de manantial y donde las gentes de Tragacete se reúnen en romería para la festividad de San Blas, en el mes de febrero (¡menudo frío debe hacer a 1400 m. de altitud!). El lugar destaca por los altos farallones de piedra y a falta de ermita, en la pared rocosa, han colocado una imagen del santo dentro de una hornacina.

Dejamos el lugar, no sin antes reabastecernos de agua, para reencontrarnos con el río que se abre paso a través de un desfiladero al que llaman Estrecho de San Blas. Saliendo del angosto paso, el camino se bifurca con un ramal a la derecha. Nosotros seguiremos por la izquierda. Según la época del año tendremos que vadear el río y tal vez mojarnos los pies, ya que el camino invade el cauce del Júcar. Aquí observamos una gran cantidad de mariposas posadas en el suelo o revoleteando sobre el agua.

A partir de ahora el río apenas tendrá un cauce definido, con tramos de agua y otros en los que no se la ve en superficie. La ruta avanza entre pinares por la vaguada que han dejado los macizos montañosos, de unos 1700 m de altitud y que quedan a ambos lados del camino.  Este tramo de unos 2 km. se hace un tanto monótono y pesado, y transcurre por una pista forestal de tierra, amplia y de pendiente suave.

Ante el estrecho del Infierno
Foto Martival, 2016
Poco después de vadear de nuevo el cauce del río (esta vez seco), el camino tiene una derivación a la izquierda, aunque seguimos por nuestra derecha hasta enfrentarnos a un estrecho paso, es el Estrecho del Infierno, lo cruzamos agarrándonos a las paredes rocosas y elegimos una zona para comer, con el agua a nuestros pies. 

Tras el tentempié, reanudamos la marcha, aunque el camino desaparece y nos topamos con una baliza de plástico que invita a no avanzar. Estamos en plena umbría y el agua mana por varios afloramientos, son los Ojuelos de Valdeminguete, al pie del Cerro de San Felipe, es el nacimiento del río Júcar. 

Tras meter los pies donde no debemos y mojarnos por encima del tobillo, nos enteramos del por qué de las cintas balizadoras. Realmente el lugar es una cañada con zonas encharcadas y borbotones de agua por todas partes.

Nos medio secamos como podemos y regresamos de vuelta. ¡Ya hemos visto donde empieza el km 0 de los 498 km del curso del Júcar.

Posdata: La ruta la hicimos en el verano del 2016. 

Más fotos (Gom 2016)

Panel descriptivo de la ruta al inicio de la misma


El cauce del río queda a la derecha de la pista asfaltada.
Algunos carteles informan sobre los árboles y arbustos que vemos 







Una de las dos infelices culebras muertas,
que encontramos en la pista asfaltada

Área de descanso en el desvío para ver la cascada

  Chorrera del Molino y uno de los avellanos junto a la cascada

                                                   Piedras de moler del antiguo molino




                                    Una pequeña talla del santo, dentro de una hornacina
                             incrustada en el farallón rocoso sustituye a una inexistente ermita

                                              



Tras pasar el Estrecho de San Blas, el camino cruza sobre el cauce del río

Panel informativo cerca de los Ojuelos de Valdeminguete, el origen del río Júcar