ir arriba

lunes, mayo 25, 2020

El año que censuraron a D. Benito Pérez Galdós

En este año "raro, raro", de 2020, se ha cumplido el centenario de la muerte del escritor Benito Pérez Galdós. En este artículo, no voy a hablar de su extensa obra e interesante  biografía, sino en un hecho puntual que tuvo lugar en la segunda mitad de 1918, y que me sirve para recordar la figura del prolífico autor.

Durante la Primera Guerra Mundial, 1914-1918, en España se formaron dos bloques de partidarios de uno u otro bando de combatientes, y la prensa española, fue parte significativa de esta dualidad, ya que servía de portavoz de unos u otros. Buena parte de los periódicos perdieron su "independencia", entre otras razones porque eran financiados o bien por dineros de los aliados o de los germánicos. Ambas corrientes de opinión coexistieron durante todo el conflicto, y dieron lugar a réplicas y contra réplicas de unos y otros, que se trasladaban a las tertulias y discusiones de los ciudadanos.

D. Benito Pérez Galdós 
Dibujo del natural por Daniel Vázquez Díaz
El Fígaro, 14/10/1918. BNE
Uno de los periódicos más claramente dirigidos a favorecer la opinión hacia uno de los combatientes, fue un semanario de vida muy corta, que no ocultaba su filiación, porque ya con el título lo decía todo, Los Aliados. Fundado en julio de 1918, cuando el resultado del conflicto se decantaba en favor de las naciones aliadas, terminó su corta existencia en noviembre del mismo año, coincidiendo con el fin del desastre bélico. El semanario tenía como director gerente a Carlos Micó España, un personaje polifacético y oportunista, (emprendedor diríamos hoy), que consiguió que algunos personajes célebres de la época, colaborasen con artículos de opinión en las páginas de la revista.

Los Aliados, 14/09/1918. BNE
D. Benito Pérez Galdós tenía 75 años cuando el semanario anunciaba en su número de 14/09/1918, que en la tirada de la semana siguiente, publicaría un artículo del autor. canario. El escritor gozaba de un prestigio generalmente reconocido y eran sabidas su ideas liberales y filiación aliadófila, por lo que le debió parecer oportuno escribir un artículo de opinión, consecuente con sus ideas y en una revista donde ya habían colaborado personajes tan significativos, como Unamuno, Valle Inclán o Mariano de Cavia.

El sábado 21 de septiembre sale a la venta el semanario y, ¡Oh, sorpresa!, se publica el trabajo de D. Benito, pero con varias zonas en blanco, mutiladas por los censores del Gobierno.


En la portada de la semana siguiente aparecerá, junto con la copia de una carta de Galdós, dirigida al diario El Sol, una nota de "La Redacción de LOS ALIADOS" haciéndose eco de la escabechina sin explicar sus causas, aunque es de suponer que la arbitrariedad de los censores, se basaría en la interpretación de "La Ley de represión del espionaje", promulgada en el mes de julio de 1918, por el gobierno presidido por D. Antonio Maura, y según la cual, el Gobierno podía aplicar la censura previa, a informaciones relacionadas con la guerra europea.

A los espacios en blanco del artículo de Galdós, se unían otros muchos, que semana tras semana, aparecían en las páginas de casi toda la prensa española, por lo que las críticas contra la censura eran cada vez más generalizadas. La acción cometida a una celebridad como Galdós, era una oportunidad única para protestar y pedir la libertad de prensa, por lo que se planteó la organización de un acto de homenaje y desagravio en honor del escritor, incluyendo a D. Miguel de Unamuno y Mariano de Cavia, que también habían padecido las tachaduras de los censores, que curiosamente, censuraban ante todo las noticias negativas para el bando germano.

En la edición de Los Aliados de 5 de octubre, en un artículo se propone "...la idea de rendir un homenaje de admiración y de respeto a los tres maestros...". El acto se anuncia para el domingo 13, del mismo mes.

Los tres homenajeados: Galdós, Unamuno y Cavia
Foto de Campúa, La Esfera, 19/10/1918. BNE
En los siguientes días, se unirán a la convocatoria, numerosos periódicos, políticos y personas de casi todas las tendencias políticas. El acto finalmente será en forma de banquete y se celebrará en el Palace Hotel.

Casi todos los diarios recogerán reseñas, artículos y reportajes sobre el acto. El diario La Correspondencia de España de 14/10/1918, publicaba amplia información: 

ANTES DEL ACTO
Desde antes de la una, los alrededores del Palace Hotel presentaban un aspecto animadísimo. [...]
[...] A la una y media de la tarde comenzaron a colocarse los comensales.
El aspecto del inmenso salón donde debía ser servido el banquete era de una severa suntuosidad. Más de quinientas personas se sentaron a ambos lados de las amplias y larguísimas mesas ricamente adornadas. allí estaban casi toda la intelectualidad madrileña y una nutrida y lucida representación de los partidos políticos de la izquierda, monárquicos, republicanos y socialistas
El Ateneo en masa, numerosos catedráticos, las Redacciones de El País, El Mundo, El Sol, El Fígaro, Heraldo de Madrid, El Liberal, España, El Parlamentario, Diario Universal, Los Aliados y LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA, diputados a Cortes, diputados y concejales reformistas con D. Melquíades Alvarez, algunos diputados socialistas, numerosos diputados romanonistas, prietistas y albistas, algunos diputados conservadoress, ..., numerosos artistas, pintores, escultores y poetas, etc. [...]
Imagen del Hotel Palace en la época en que se celebró el homenaje
Editores: Castañeira, Alvarez y Levenfeld (Madrid)
Fuente: Biblioteca Nacional de España
 OFRECIMIENTO DEL BANQUETE
El notable poeta y autor dramático D. Felipe Sassone, redactor de "El Figaro" y de "Los Aliados", ofreció el banquete a los maestros Galdós, Unamuno y Cavia, en términos elocuentísimos. 
 [...] Elogia a Galdós, que desde hace cuarenta años despierta la conciencia nacional escribiendo la historia contemporánea española; a Cavia, costumbrista insigne, cronista de la realidad que pasa y que prestigia con su prosa, del más puro abolengo; y a Unamuno, el filósofo más grande de la España moderna.[...]
[...] Añade que la censura fue aplicada por el Gobierno porque éste no quería que España se pusiera espiritualmente al lado de los aliados.[...]
Llegada de Galdós al homenaje
El Fígaro, 14/10/1918. BNE

Sigue el artículo con mención a las adhesiones recibidas al acto, destacando la enviada por el arzobispo de Tarragona, Sr. López Peláez, tras lo cual pronuncia un discurso el director de La Correspondencia, D. Leopoldo Romeo.  
DISCURSO DE D. LEOPOLDO ROMEO
[...] Comienza diciendo que el castigo mayor para la infamia de la censura es el acto que se está realizando, y que coincide con una gran lección recibida por los Poderes históricos en todo el Mundo.
 Durante cuatro años España ha estado gobernada por el miedo, y a consecuencia de este gobierno de miedo se reúne aquí la intelectualidad española en torno de tres maestros.[...]
 [...]Llevamos cuatro años de un apolítica interior y exterior absurda; de una política donde Gobiernos veletas seguían la dirección de los vientos de los partes oficiales.
Y los que durante cuatro años señalamos a España su deber sin ser escuchados, tenemos derecho a que nos oigan hoy, porque el éxito es nuestro, porque teníamos razón, porque la realidad ha demostrado el fracaso de quienes nos atacaban y nos llamaban locos o traidores.
Este verano, en San Sebastián, he vivido horas muy amargas, viendo cómo la censura-la censura del miedo- llegaba en sus atentados a extremos inconcebibles.
A dos millas de tierra, a la vista del Palacio de Miramar, residencia veraniega del Rey, fue torpedeado y hundido un barco español por un submarino alemán.
Y de ello no se pudo ni hablar ni escribir en San Sebastián, aunque toda la población lo había visto y lo pudo ver también el Rey.
La guerra va a acabar y va a acabar para mal de España, porque la paz no nos encuentra preparados, como no nos encontró preparados la guerra.[...]
 [...]Tengo miedo, mucho miedo, a la paz. Si hubiéramos ido a la guerra, siquiera espiritualmente, hoy iríamos a la paz del brazo de Portugal, nuestro hermano menor.
Pidamos desde aquí, con toda energía, que se defina categórica e inmediatamente nuestra política internacional.
Téngase en cuenta que será la democracia la triunfadora de mañana.
Las naciones grandes serán democráticas y no militaristas, y las pequeñas, o habrán de imitarlas, o sucumbirán víctimas de sus suicidas obstinaciones. [...] 
Galdós junto con el escultor Victorio Macho, autor del
 monumento existente en el Parque del Retiro de Madrid
Portada de El Fígaro, 14/10/1918. BNE 
A continuación, D. Miguel de Unamuno lee los discursos preparados por Galdós y Mariano de Cavia, por las dificultades de ambos para leerlos por sus problemas de salud. De los dos breves escritos, más literarios que políticos, entresaco los párrafos con los que acaban.

   CUARTILLAS DE CAVIA Y GALDÓS
La cuartilla de Galdós termina con estas palabras:
[...]Que descansen de sus heroicidades los señores censores, en la paz de su oscuridad y silencio. Y nosotros, compañeros, los que podemos mostrarnos a la luz sin temor de que el sol nos ciegue ni que nuestro aspecto choque a nadie, sigamos el camino emprendido, que es el de la verdad y la justicia; y no nos detengamos más a arrojar piedras a los perros que salgan a ladrar a nuestro paso, pues la mayor parte de ellos no ladran sino por miedo; y todos juntos, por mucho que puedan y si les hacemos caso, no lograrán a lo sumo sino retardar nuestra llegada al final del viaje, a la vuelta de nuestro ideal de paz en la igualdad y la justicia.
Y la de Mariano de Cavia con éstas:
[...]Así es que, en buen resumen de cuentas, más que por agraviados, por agradecidos debe tenernos la censura. Sus desmanes -más ridículos que ofensivos- nos prestan esta ocasión gratísima para recoger públicamente las flores de vuestro afecto y el laurel de vuestra noble exaltación, y transmitirlos íntegramente a los que luchan, gozando ya los primeros galardones de la vistoria, por el derecho de conquista, por la libertad de los pueblos contra los apetitos de la dominación, por la fuerza moral contra la fuerza bruta, por la Razón y el Derecho contra la sinrazón y la injusticia. ¡Sea señores, para esos paladines el reverente y cordial saludo de todos cuantos aquí nos vemos congregados!
Galdós y Unamuno, rodeados de algunos asistentes al acto
El Fígaro, 1918/14/10. BNE

Tras la lectura de las cuartillas de Galdós y Cavia, llega el turno a D.Miguel de Unamuno que seguía suspendido de sus funciones como rector de la Universidad de Salamanca. El filósofo y escritor cerró el acto, con un esperado, largo y aplaudido discurso. El periódico La Correspondencia, hizo un resumen del mismo, omitiendo algunas partes posible objeto de la censura, y del que extraigo lo que sigue:

[...]Ayer celebró España la Fiesta de la Raza con unos ridículos Juegos Florales...¡Lamentable ocurrencia!
Hoy celebramos los aquí reunidos la Fiesta de la Humanidad, porque la Humanidad vencedora es el principio del fin del despotismo. 
Despotismo no es tiranía franca sino algo peor. Despotismo es régimen secreto, clandestinidad. Los pueblos deben ser gobernados a la luz del día.
El despotismo es siempre imperialista, y todo imperialismo, grande o pequeño, es necesariamente pretoriano.
El Imperio se basa en la disciplina ciega de los de abajo, pero no en la moralidad de los de arriba.
Cuentan que un jefe de Estado joven e inexperto decía a sus maestros: "No soy yo quien debe aprender. Sois vosotros quienes me debéis enseñar".
Yo, como maestro que soy por profesión, digo que es muy difícil, casi imposible, que un maestro enseñe cuando el discípulo no se presta al aprendizaje.
Y así, de este modo, porque no se quiere aprender, se llega a un régimen de horrible y nefasta irresponsabilidad.[...]
Continúa Unamuno refiriéndose a las dinastías reinantes en España, que no quedan bien paradas, calificando a los monarcas de la casa de Austria, de tener un concepto patrimonial de las Españas, y a los Borbones, de mediocres. Sigue la crítica, sin citarlo, a la intromisión política y germanófila de rey Alfonso XIII:
[...]Pero luego se degeneró más todavía y ha sido bajo un régimen habsburgiano cuando se perdieron los restos del Imperio colonial.
Y hoy llegamos a la vergüenza de que todo es ficción y de que los partidos son hechos artificialmente, apenas se da a un político cualquiera un decreto de disolución y se le autoriza así para fabricar una mayoría mansa y muda.[...] 
[...]¿Qué papel ha desempeñado España durante la conflagración a cuyas postrimerías asistimos?
Un papel triste, bochornoso, que llena de duelo y vergüenza mi alma dolorida de español. 
Aquí quizá vamos a liquidar la paz por medio de una guerra civil. A mí no me asusta esta perspectiva, porque España necesita purificarse en un Jordan.[...]
 [...]Dicen que durante la guerra hemos tenido paz. Yo respondo con Maragall, que nuestra paz ha sido triste, inútil paz de la mujer estéril.
Ha entrado dinero en España, dinero para algunos. Deberemos, con la paz, comernos nuestro oro, en vez de pan que no tendremos.
Durante la guerra, el rey de la Legalidad y el rey de la Ruleta han paseado cogidos del brazo era un símbolo. [...]
[...]Estamos en los albores de una Liga Internacional de Democracias, de una Confederación de Repúblicas coronadas o no.
Y esa Liga, esa Confederación, proclama que el derecho a la luz es más sagrado que el derecho al pan.[...] 
 [...]España, quiera o no, si ha de vivir, deberá entrar en esa liga de Naciones. pero antes debe nacionalizarse, adquirir conciencia civil de sí misma.
Mazzini, el gran republicano italiano, dijo que prefería la unidad de Italia a la República.
Y los que aquí estamos, imitándole sólo pedimos al jefe del estado que no dificulte la entrada de España en el concierto de los pueblos libres. [...]
 [...]Todos los que aquí estamos y que representamos a la España que ha triunfado en la guerra y que anhela vivir, decimos:
-Señor: España debe entrar en esa Liga de Naciones como una nación y no como un patrimonio. España necesita arrepentirse de su vergonzosa neutralidad.
"Debéis arrojar a los mercaderes del templo.
Sólo así consentiremos en la ficción monárquica constitucional como transacción entre el ayer y el mañana, como medio de conseguir una evolución pacífica." 
Sólo así, y si no, no. 
Esto le hemos dicho."  
La censura previa, sería suspendida el martes día 15, según el acuerdo adoptado en el  Consejo de Ministros de la semana anterior.

Nota: El discurso pronunciado por Miguel de Unamuno tuvo una gran repercusión informativa. El diario El País de 14/10/1918, hizo una transcripción taquigráfica y más completa que la publicada en La Correspondencia de España en base a las notas del periodista.
Salida del acto de homenaje
Foto: Salazar. El Mundo Gráfico, 16/10/1918. 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fuentes:
Prensa: 
Los Aliados
La Correspondencia de España
La Esfera
El Fígaro
Heraldo de Madrid
El Liberal
Mundo Gráfico
El País
El Sol

Webs:
Biblioteca Nacional de España. BNE
Biblioteca Digital Hispánica













  







  .






 









No hay comentarios:

Publicar un comentario